Ingredientes:

Masa

150 grs de manteca
70 grs de azúcar
25 grs de miel
30 grs de cacao amargo
1 huevo
170 grs de harina leudante
80 grs de almidón de maíz
esencia de vainilla 1 cucharadita
Relleno
Dulce de leche repostero cantidad necesaria
Cobertura
2 claras de huevo
200 grs de azúcar impalpable
2 cucharadas de jugo de limón
200 ml de agua casi hirviendo

Modo de Preparación

Salen 12 alfajores glaseados de 5 cms de diámetro aproximadamente.

1- En un bol batir la manteca con el azúcar, agregar la miel y seguir batiendo. Incorporar el huevo y seguir batiendo. Perfumar con la esencia de vainilla.

2-Agregar la harina tamizada con el cacao amargo, y el almidón . Unir bien hasta obtener una masa muy suave y homogénea. No te asustes porque la masa es muy blandita, no le agregues harina , simplemente a la masa necesita reposo , para eso envolver la masa en papel film y llevar a la heladera por una hora como mínimo. La masa debe estar bien fría. Otro recurso muy bueno es ponerla en el congelador o freezer por unos minutos con el fin de que nos quede bien fría, no congelada!

3-Pasado el tiempo sacamos la masa de la heladera, espolvorear con harina la mesada y estirar con palo de amasar hasta 2mm de espesor, cortar discos de 5 cms de diámetro. Colocar en una placa para horno enmantecada o con papel vegetal.

4- Hornear a 180 grados por 8 a 10 minutos apróximadamente. Los discos nos tienen que quedar secos pero casi sin color en su superficie. Retirar del horno y dejar enfríar.

5- Glaseado: En un bol poner las claras y batir hasta que queden bien espumosas. Añadir el azúcar y continuar batiendo ,hasta obtener una crema bien espesa, si es necesario agregar mas azúcar.

Seguir batiendo agregar el jugo, y el agua hirviendo muy de a poco , hasta obtener una crema que se puede extender con facilidad. Si es necesario agregar un poco más de agua.

6- Rellenar con el dulce de leche, y para poder bañarlos con el glaseado, colocar los alfajores sobre film transparente y con ayuda de una cuchara cubrirlos con el glaseado. Dejar secar completamente en una rejilla o plato con papel vegetal (Si es posible, toda la noche). También los podés llevar a la heladera para que se enfríen bien.