Receta: Conserva de Jalapeños (picantes) de @LaguerrillaFood 

Fácil, letal y rico. Cortás los ajíes («chiles» para muchas partes de latinoamérica) a lo largo, les quitás las semillas (y si querés las dejás secar una semana para plantarlas y que salgan tus propias plantitas). Colocás los ajíes en una olla con agua, clavo de olor y pimienta. Llevás a ebullición. Apagás el fuego. Colás los ajíes.

[fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»]

jalapeños

jalapeños

Metés los ajíes en un frasco.

Mientras tanto llevás a ebullición vinagre (preferentemente de manzana, es más suave) junto con ajo picado (no mucho) y miel (yo usé para un frasco grande de ajíes dos cucharadas soperas de miel y 300cc de vinagre). Apenas rompe hervor colocás el líquido en el frasco y tapás.

Dejás enfriar fuera de heladera y cuando ya está a temperatura ambiente lo mandás al frío de heladera al menos 1 semana. Desde ahí los vas consumiendo siempre guardados en heladera.

Acompañan muy bien a las carnes, hamburguesas, wraps (o arrollados presumidos), o simplemente para una picada con ganas.

No apto para quienes sufren de hemorroides.

No es chiste.

Guerrilleroculinario.com

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]